Skip to content
Indicadores de salud y gestión ¿Por qué son importantes?.
Indicadores de salud y gestión ¿Por qué son importantes?

Indicadores de salud y gestión ¿Por qué son importantes?

En cualquier campo profesional, los indicadores son una importante herramienta para medir la calidad de los sistemas, procesos o actividades de una organización para lograr un mejoramiento continuo

En el área de la salud ocurre lo mismo, la gestión de indicadores constituye un instrumento clave para el seguimiento y monitoreo de la situación de salud en cualquier país, aportando a la formulación, generación y monitoreo de políticas públicas de salud para mejorar las condiciones sanitarias de la población, pero también como una labor de vigilancia de control de enfermedades y un mecanismo de transparencia y rendición del sistema. 

Algunos de los de los indicadores de salud permiten medir una buena gestión en dinámica demográfica, estadísticas de morbilidad, información de la cobertura de salud de un territorio, entre otros, que se puedan medir, prevenir, evaluar, predecir u objetivar en forma cualitativa y cuantitativa. 

En este artículo, te contaremos los pormenores de la gestión de indicadores de salud y su importancia para la calidad de las instituciones prestadoras de estos servicios. 

¿Qué son los indicadores de salud?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha definido los indicadores de salud como aquellas “variables que sirven para medir los cambios” y se emplean por lo general para evaluar la eficacia y los efectos de las actividades y procesos. 

En el campo de la salud existen dos tipos de indicadores para medir: la observación directa a la persona o la observación de un grupo poblacional o un lugar. Para la OMS, los indicadores de salud se medirán bajo la segunda, es decir, que los indicadores de salud sean capaces de medir una característica de salud de una población dada. 

En este sentido, la OMS establece que los indicadores de salud se definen como “mediciones resumidas que capturan información relevante sobre distintos atributos y dimensiones del estado de salud y del desempeño de un sistema de salud”. 

Tipos de indicadores:

Sin duda alguna, en términos de salud un indicador ideal debe tener atribuciones científicas de validez, confiabilidad, sensibilidad y especificidad. Por ello, existen dos tipos de indicadores: simples y compuestos. Los primeros se construyen a base de indicadores estandarizados y los complejos a través de fórmulas matemáticas o con estructuras más complejas.

Aunque la mayoría de los indicadores suelen provenir principalmente de procesos estandarizados de cada país, existen indicadores frecuentes que evalúan situaciones de salud comunes como: políticas públicas sanitarias, mortalidad, natalidad, condiciones socioeconómicas, calidad de la prestación de salud, enfermedades, entre otras. 

El objetivo final de gestionar los indicadores de salud es difundir el conocimiento de la situación de un territorio, localidad o país y colocar a disposición los datos más relevantes del sector salud a nivel científico, político, técnico y administrativo. A su vez, existen los indicadores de gestión y propósito para las instituciones que les ayuda a mejorar la calidad en la atención y estandarizar prácticas normativas internacionales que les aporten al mejoramiento continuo.  

¿Por qué es importante gestionarlos?

Obtener buenos resultados en términos de salud tiene una repercusión enorme en el sistema sanitario de cualquier país y en las organizaciones prestadoras de salud, no solo porque permite la toma de decisiones informadas, ayuda a prever las tendencias en salud y enfermedad, y permite analizar nuevas necesidades sino porque, además, genera que la toma de medidas sea proactiva y deliberada sobre las acciones requeridas para enfrentar los retos que amenazan la salud y el bienestar de la población.

Adicional a ello, los indicadores facilitan al sistema de salud operar con mayor eficiencia y garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario, pues permite la recolección de datos e identificación de patrones y tendencias para iniciar acciones de protección y promoción de la salud para la prevención y control de enfermedades. 

Gestionar de una manera eficiente los indicadores hace de ellos un insumo fundamental desde su definición, seguimiento y monitoreo aporta además a las organizaciones, a sus colaboradores y pacientes, pues ayuda a mejorar la calidad de los servicios y procesos, aportando además a la seguridad del paciente. 

Para muchos de estos procesos en las instituciones de salud, la tecnología puede hacer la diferencia, pues la automatización y estandarización para gestionar los indicadores de salud a través de tecnologías 4.0 podrá aportar eficiencia y calidad en los servicios. 


¡Mejoramos la gestión de calidad en instituciones de salud, orientada hacia la atención segura del paciente y los estándares del Sistema Obligatorio de Garantía de Calidad en Salud (SOGCS)! ¡Contáctanos!

Compartir post en:

Entradas relacionadas

Filtrar por: