La Innovación Estratégica: un cambio de paradigma centrado en las personas

Innovación estratégica de la mano de los modelos de gestión

“Si yo estoy haciendo estrategia, debo conocer mi pasado, entender el presente y visualizar mi futuro”

Las organizaciones y el mundo se han venido adaptando con velocidad e inmediatez para reaccionar a los cambios del entorno y así mismo, esto ha implicado que las planeaciones estratégicas deban ser mucho más ágiles. No obstante, muchas aún no han evolucionado en términos de innovación, pues siguen enfocadas en mejorar las finanzas o la producción, pero no se reinventan para tener en cuenta realmente las necesidades de las personas y tocar su corazón.

Invitamos al Dr. Nicolás Fernando Bedoya Mejía de Inngeniar para que nos comparta su experiencia sobre el tema (Mira la charla completa aquí).

Para lograr que la innovación estratégica se integre a los sistemas de gestión de forma significativa y valiosa, es necesario tener en cuenta aspectos como el direccionamiento, la planificación y los modelos, con miras a construir una cultura sincera dentro de la organización con compromiso político por la innovación.

Para empezar, el Direccionamiento Estratégico tiene que ver con la forma como las organizaciones definen su norte competitivo, estableciendo los objetivos y estrategias en el marco de acción, dependiente del sector en que se encuentren.

En el pasado, se llevaban a cabo “retiros de planificación estratégica”, en los que la gerencia y demás equipos involucrados, se reunían durante varios días para pensar y diseñar planes. Hoy en día, como ya se ha evidenciado, éstos deben ser más ágiles, flexibles y centrados en las personas para lograr que funcionen. Hay que hacer partícipe a la gente e involucrarla. Hay que pensar en las necesidades de los clientes, comprender sus dinámicas y dejar de enfocarse exclusivamente en las cifras.

En este sentido, el direccionamiento estratégico se relaciona con la innovación estratégica, teniendo en cuenta 4 elementos fundamentales que permitan imaginar y crear futuros alcanzables para las organizaciones, donde se convoca la redefinición del Modelo de Negocio, la Monetización, la Captura de la Percepción de Valor de los Clientes y la Gestión de la Cadena de Valor, para que las empresas rompan el Paradigma Competitivo y se logre la Innovación Estratégica.

 

Pero, antes de hablar de innovación estratégica ¿qué es innovación? 

Cuando hablamos de innovación, debemos reflexionar para que de forma creativa se contemplen cambios radicales en la forma como trabajan las organizaciones, la forma en que se adaptan a los hábitos de consumo y la forma de gestionar la cadena de valor, para llevar los productos y servicios al mercado. Esto implica la necesidad de flexibilizar las acciones y en este punto, entra a colación el concepto de la Innovación Líquida, para que la innovación fluya como el agua sin dejarse frenar por los cambios que puedan suceder, adaptándose a los mismos, pivoteando para el reenfoque de las empresas hacia una mayor competitividad. Por lo tanto, la innovación implica un cambio de mentalidad, de flexibilidad y de agilidad con un pensamiento retador frente a lo que significan los cambios.

Cuando la organización logra entender y aplicar estos conceptos, puede lograr la innovación estratégica y aquí entran en juego los Modelos de Innovación. Es importante que éstos sintonicen con la emoción, sentimientos, necesidades y expectativas de las partes interesadas, enfocando a los clientes y usuarios de los productos y servicios. Para lograrlo, hay que tener en cuenta la relación con los Estándares de Calidad, los cuales ayudan a entender el Contexto Organizacional, el Entorno Competitivo y los Riesgos latentes a los cambios que ayudan a integrar la Estrategia con los Procesos del Sistema de Gestión y los Procesos del Modelo de Negocio, para de esa forma Innovar dentro de las organizaciones.

Los modelos de gestión ofrecen una estructura y orden metodológico para las organizaciones. En Colombia existe la norma NTC 5801 sobre procesos de gestión de la innovación. Sin embargo, la ISO 9001 a lo largo de sus versiones ha propuesto distintos modelos y etapas para lograr la innovación. En el año 2000 se trabaja desde la gestión documental, en el 2008 desde el mejoramiento y en el 2015, si bien no se pronuncia de forma explícita, integra la estrategia con los procesos de gestión y el modelo de negocio, lo cual implica hacer innovación.

Aún hacen falta muchos avances en materia normativa sobre innovación, pues muchas organizaciones siguen enfocadas en planificar a partir de sus productos y procesos, sin poder pensar la estrategia más allá para visualizar el futuro.

 

¿Con qué herramientas cuentan los equipos de trabajo para re diseñar sus estrategias de forma innovadora?

Éstas son algunas recomendaciones del Dr. Bedoya:

  • Desing thinking: Esta metodología no es sólo para hacer prototipos de productos, sirve también para hacer gestión estratégica a partir de éste modelo. En su implementación en necesario aprender a manejar la incertidumbre y pensar en los escenarios futuros. Ver las señales débiles: esos elementos que están sutilmente en el mercado y que no son evidentes, para integrarlos al diseño.

  • Crear valor para los clientes: Es importante tener una mirada más antropocéntrica enfocada en las necesidades de los clientes, usuarios y proveedores para lograr el cambio de paradigma es instaurar una cultura organizacional de innovación de forma estratégica y profunda a largo plazo.

 

“La innovación estratégica Implica un cambio de mente frente a los cambios, no como un problema, sino como un reto”.

¡Haz de tu sistema de gestión una herramienta para lograr la innovación estratégica!

Deja un comentario

Compartir:

Más noticias