La industria de alimentos, cada vez más fortalecida para el cumplimiento de las normativas

Industria de alimentos

Foto de Icon0 en Pexels

La industria de alimentos cada vez se encuentra más fortalecida para el cumplimiento de las normativas gracias a la ayuda de la tecnología.

En enero del 2020 la industria de alimentos presentó mejoras gracias al avance de las exportaciones que se vienen efectuando positivamente desde el año 2018. Otros factores significativos para el progreso del sector agroindustrial que remancan organismos como la ANDI, son el aumento del poder adquisitivo de la población de clase media, gracias al incremento del salario mínimo que posibilita el consumo de diversos alimentos.

Basados en las experiencias exitosas de distintas empresas del sector, también podría resaltarse el esfuerzo que éstas han hecho para implementar buenas prácticas de gestión en sus procesos mediante el cumplimiento de las normas, lo cual les ha permitido ser más competitivas a nivel nacional e internacional, ofreciendo productos y servicios de excelente calidad para los consumidores de la región.

Tal es el caso del Grupo Don Pollo, una de las organizaciones más grandes del Quindío, que ha demostrado un admirable crecimiento a través de sus procesos sostenibles, que garantizan un producto natural y  que  se proyecta ser líder en la avicultura nacional.

Uno de sus grandes logros es la puesta en funcionamiento del Laboratorio de Análisis y Diagnóstico Veterinario, concebido para prestar servicios directos a la avicultura, a la porcicultura, al sector de bovinos y equinos, certificado en la norma ISO 17025, luego de mucho trabajo en equipo y gracias al apoyo tecnológico para tener de forma centralizada, organizada y controlada la información y los criterios de trabajo.

En este punto, contar con una buena solución para el sistema de gestión es vital. Desde la experiencia de la Dra. Paulina Zuluaga Castaño, directora del laboratorio, “Daruma ha sido una herramienta fundamental para Don Pollo porque ahí gestionamos toda la información, desde los indicadores, los equipos y la documentación, lo cual nos ha permitido comunicarnos entre los procesos y sacar adelante una norma tan compleja y exigente como es la 17025, que nos ayuda a garantizar el resultado de una manera muy “bonita”, porque parte del momento en el que me entregan la muestra en el laboratorio hasta la devolución de un resultado adecuado”.

Las certificaciones de las empresas de alimentos, les garantizan a los consumidores que están accediendo a productos libres de cualquier tipo de contaminación ya sea física, química o microbiológica y que esos productos que están consumiendo no van a afectar su salud, que son sanos, inocuos y no representan ningún riesgo.

Además, la certificación es también una estrategia de mercadeo, pues hace parte de los requisitos para comercializar los productos a nivel nacional e internacional, como ocurre con la Ley FSSC del 2015.

Por su parte, según la Ing. Agroindustrial Diana Argoty, consultora experta en empresas de alimentos, el modelo HACCP a diferencia de otros modelos de gestión, incluye un aspecto de responsabilidad social que tienen los manipuladores y fabricantes de alimentos, pues “en sus manos está la salud de los consumidores”. Así que, los modelos y certificaciones más allá de ser requisitos, son una garantía tanto para los productores y como los consumidores.

Ahora, el reto de parte del Estado será seguir desarrollando instrumentos y políticas para que los agricultores, productores y empresarios cuenten con las condiciones necesarias para el crecimiento que les ayuden a seguir compitiendo de manera justa en el mercado.

 

Fuentes:

Revista Dinero

Boletín ANDI

¡Daruma te ayuda a dar cumplimiento a los modelos de gestión!

¡Escríbenos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir:

Más noticias