¿Cómo equilibrar la gestión del medio ambiente con la construcción?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El medio ambiente no está reñido con la construcción y múltiples proyectos verdes de edificación lo confirman. De hecho, el concepto de desarrollo ambiental sostenible y el de construcción sostenible están estrechamente ligados. A continuación evaluaremos cómo se equilibran ambos conceptos y cómo se puede materializar el sueño de tener ciudades más responsables con el medio ambiente.

La gestión ambiental urbana hace referencia al conjunto de acciones y mecanismos que tiene la administración para que se haga un uso sostenible de los recursos naturales en las zonas urbanas y periféricas aledañas con las que se interrelaciona. La gestión ambiental tiene en cuenta también cómo son las relaciones entre las zonas naturales y las urbanas y cómo se comportan ambas de manera equilibrada. También atiende las necesidades de los países y sus objetivos de desarrollo, como explicaba Serrano en publicaciones actuales. Sin embargo, como cualquier gestión, puede hacerse de forma eficaz o no, de acuerdo a las metas que se deseen lograr.

Estas metas suelen repetirse en todas las regiones y son las siguientes:

  1. Reducción del impacto ambiental producido por la construcción de viviendas.
  2.  Mayor equidad en la distribución de las riquezas y el uso que se hace del medio ambiente. El crecimiento económico se hace en base a una planificación que parte de las necesidades de los ciudadanos y no del deseo de éxito particular de las empresas.
  3. La construcción en el marco de las ciudades debe tener como objetivo el mejoramiento de la calidad de vida de las personas, pero con un punto de vista integral muy amplio que integra la satisfacción de los servicios básicos (agua, salud, saneamiento, etc.) y la necesidad de vivir en un ambiente sostenible y respetuoso con el ambiente en todo sentido.
  4. La construcción como sector, debe apoyar la elevación de la cultura ambiental a todos los actores sociales y predicar con el ejemplo.
  5. Las ciudades son de todos, para todos; por ello, los habitantes también deberán tomar una actitud proactiva.

Reducir el impacto ambiental desde el inicio

Casi la mitad de los materiales empleados en el sector de la construcción tienen su origen en la corteza terrestre. Además, esta industria es responsable del 50% de los recursos naturales empleados y el 40% de la energía consumida. Hay 3 causas para estos problemas: la distancia entre la obtención de materias primas y la ubicación de la construcción, el agotamiento de los recursos naturales y el aumento de la emisión de contaminantes derivados de la industria de creación de materiales. Desde la extracción, pasando por el procesado y sin entrar a hablar de los residuos, la construcción impacta en el medioambiente de manera rotunda.

Los residuos de la construcción

Además de los materiales usados, la gestión ambiental sostenible debe ocuparse de los residuos. Se debe evitar que los residuos de construcción lleguen a los vertederos.El ciclo de vida de los materiales de construcción termina con el tratamiento del residuo que producen, residuos que son llamativos cuando se deben realizar demoliciones. Los llamados “escombro” no son contaminantes en su mayoría, pero alguno pueden tener fibras, disolventes, aditivos, amianto, etc. y ser perjudiciales. Además, con la construcción que no es responsable se corre el riesgo de contaminar suelos con solventes y metales pesados que se derivan de los materiales usados para construir.

La creciente consciencia ambiental hace que cada vez sean más los compradores de viviendas que prefieren edificios sostenibles. Esto es un gran paso y un empuje al sector.

Fuente: http://blogdecalidadiso.es/como-equilibrar-la-gestion-del-medio-ambiente-con-la-construccion/